7 de abril: Día Mundial de la Salud

Protección para las cuidadoras de la salud

 

Estado peruano debe incluir el enfoque de género en las medidas de prevención adoptadas frente a la pandemia

 

El reciente fallecimiento de un profesional de la salud y la confirmación de varios infectados por Covid-19 advierten la urgencia de mejorar las medidas de bioseguridad de todo el personal de salud que labora en los hospitales públicos, más aún de los profesionales técnicos, auxiliares asistenciales y del personal de limpieza intrahospitalaria. Católicas por el Derecho a Decidir-Perú se suma al pronunciamiento de los diversos colegios profesionales y de sindicatos de trabajadores del sector salud e insta al Estado peruano a garantizar la protección de todo el personal de salud e incorporar el enfoque de género en todas las medidas de mitigación adoptadas.

El uso del enfoque de género en las medidas adoptadas permitirá observar que el impacto de la pandemia se puede dar de manera diferenciada entre hombres y mujeres, incluyendo al personal de la salud. Según datos de la ONU la mayoría del personal sanitario en el mundo son mujeres. En nuestro país se revela un indicador similar, el 38% del personal de salud que actualmente labora en los diferentes niveles de atención de salud público está compuesto por profesionales de enfermería (17%) y técnicos asistenciales (23%)[1], principalmente mujeres (Inei, 2018).

La protección hacia las y los profesionales de la salud asistenciales es vital para la prevención de posibles contagios a pacientes que acuden a diario a los establecimientos de salud por diversos motivos y hacia las redes familiares y comunitarias ya que son las mujeres trabajadoras las que históricamente están al cuidado de niños, adultos con afecciones diversas y adultos mayores, grupos de mayor vulnerabilidad frente a la pandemia.

En el Día Mundial de la Salud instamos al gobierno peruano a continuar con el diálogo directo y constante con los colegios profesionales y los sindicatos de trabajadores de salud y sumar a las organizaciones de mujeres para tener un mejor panorama de los grupos más afectados por la enfermedad e incorporar sus opiniones en las políticas o prácticas de preparación y respuesta a futuro.

El impacto en la salud mental del personal asistencialista es otro factor que el Estado peruano debe vigilar. Saludamos la reciente aprobación de la Guía Técnica para el Cuidado de la Salud Mental del Personal de la Salud en el contexto del COVID-19. Sin embargo, instamos a garantizar el cumplimiento de la misma en todos los establecimientos de salud a través de una adecuada implementación y socialización para disminuir la sobre carga laboral y garantizar su ejercicio profesional sin exponer su vida y las de sus familias.

Saludamos la medida de brindar un bono económico para el personal de salud de la primera línea de atención del Covid – 19. Sin embargo, sugerimos adecuar los mecanismos para que este bono pueda ampliarse a las y los trabajadores de limpieza que actualmente se encuentran bajo condiciones de trabajo más precarias pese a tener un papel vital para la garantía de las condiciones de bioseguridad de los pacientes y de todo el personal de salud.

 

Sobre CDD-Perú

Somos una organización sin fines de lucro integrada por mujeres católicas y feministas que expresamos nuestro compromiso con la búsqueda de la justicia social y la promoción de los derechos sexuales y derechos reproductivos de las mujeres, desde un enfoque teológico feminista, laico y derechos humanos.

 

[1] Minsa, 2016.