MONITOREO SOCIAL A LOS COMPROMISOS ASUMIDOS POR EL ESTADO PERUANO AL CONSENSO DE MONTEVIDEO

La I Conferencia Regional sobre Población y Desarrollo de América Latina y el Caribe, que tuvo lugar el 2013 en Montevideo, se enmarcó en el contexto de revisión y seguimiento del Plan de Acción de la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo – CIPD (1994), a veinte años de su realización. En ese espacio, los gobiernos de la región tomaron algunos acuerdos sobre los puntos más sensibles de la agenda de El Cairo en cuanto población y desarrollo, lo que constituye un hito histórico y un gran paso para seguir avanzando en la agenda CIDP.

Entre los avances más importantes consignados en los 130 artículos del Consenso de Montevideo, destaca la importancia de la laicidad del Estado, elevada a la categoría de principio general, es decir, transversal a todos los ejes temáticos y de importancia fundamental para garantizar el ejercicio pleno de los derechos humanos, la profundización de la democracia y la eliminación de la discriminación contra las personas. Resalta la incorporación de los derechos sexuales y se hace explícito el respeto a la orientación sexual, la identidad de género y la población LGBT; además, de la importancia de los servicios de salud sexual y salud reproductiva.

Los Estados miembros acordaron, además, una alusión expresa a la prevención del aborto inseguro, e identificaron medidas como el acceso a píldoras anticonceptivas sin prescripción. Se visibilizó que la criminalización del aborto ha aumentado la mortalidad y morbilidad materna y se instó a los Estados a modificar las leyes, normativas, estrategias y políticas públicas sobre la interrupción voluntaria del embarazo, para salvaguardar la vida y la salud de mujeres y adolescentes.

El Consenso hace también un llamado a proteger los derechos de adolescentes y jóvenes a tener control y poder de decisión sobre su salud sexual y salud reproductiva, a la educación sexual integral, y a tomar medidas para prevenir el embarazo adolescente. Ello, sin olvidar otras medidas que permitan que las jóvenes y adolescentes embarazadas puedan continuar escolarizadas. La violencia de género, el matrimonio forzado y el abuso, fueron temáticas con las que también se comprometieron las 38 delegaciones que participaron en la Conferencia de Montevideo.

Publicado por: 
CDD Perú