No, Papa Francisco: el aborto nunca será como contratar un sicario.

La Red Latinoamericana y del Caribe de Católicas por el Derecho a Decidir, conformada por feministas católicas que trabajan hace más de 25 años en la defensa y promoción de los derechos humanos de las mujeres, afirma un total desacuerdo con las delcaraciones hechas por el Papa Francisco hace dos días, en las que compara el derecho de las mujeres a un aborto legal con “pagar a un sicario para resolver un problema”, ya que declaraciones como estas desconcoen la libertad de las mujeres, coartan su derecho a decidir y profundizan los estigmas, prejuicios y discriminaciones en su contra.

Sus declaraciones distan de una visión misericordiosa y progresista, al reafirmar posturas que perpetúan la subvaloración de la vida de las mujeres; ponen en duda su  verdadero compromiso con un mundo más justo y constituyen un discurso de odio inaceptable para la fe católica.

Es indignante que un contexto tan violento como el que vive nuestra región, el máximo representante de la Iglesia Católica haga referencia a una de las figuras más agresivas de nuestra sociedad para compararla con un derecho humano de las mujeres. Es, también, una agresión para las miles de familias de personas que han sido víctimas de algún sicario.

Sus palabras muestran la falta de compasión y amor a las millones de mujeres, que entre otros aspectos, han sido víctimas de múltiples violencias, incluida la sexual, y que además de vivir en la pobreza, enfrentan el estigma y la discriminación de una Iglesia que debería ser una fuente de justicia, amor y acogida.

Es claro que estas declaraciones buscan interferir con el debate posicionado a nivel internacional, que ha situado a las mujeres en un momento histórico. La mirada obtusa de las jerarquías eclesiásticas no puede arrasar con los valores democráticos que nuestros países han construido con respeto, libertad y pluralismo. No es con ira que el Papa podrá conducir los destinos de la religión católica.

Como Red Latinoamericana y del Caribe por el Derecho a Decidir, expresamos nuestro total rechazo e indignación a las palabras del Papa Francisco y a cualquier manifestación de odio contra las mujeres. Reafirmamos  nuestro legítimo derecho a decidir desde la libertad de conciencia, como principal valor de nuestra autonomía y capacidad moral para tomar decisiones éticas y responsables frente a nuesras vidas.

La maternidad es una elección de vida, no un camino designado para las mujeres.