El Vaticano aclaró su postura respecto al aborto terapéutico

¿A la Iglesia ya no le importa la salvación de las almas? Los daños de poner en duda el Limbo de los niños  y la necesidad del Sacramento del Bautismo

El vocero de la Santa Sede desmintió que el Papa lo haya rechazado, y dijo es aceptable si permite la cura de la madre en peligro de muerte. Afirmó que Benedicto XVI está en contra del aborto como medio de control de la natalidad.

El Vaticano no condena el aborto terapéutico siempre que la curación de la madre enferma suponga inevitablemente la muerte del hijo y el Papa no ha dicho en un discurso en Luanda que haya que rechazarlo, ha afirmado el portavoz vaticano, Federico Lombardi.

“Benedicto XVI no ha dicho que haya que rechazar el aborto indirecto -terapéutico-, sólo se ha expresado contra los programas de salud reproductiva que defienden el aborto como medio de control de la natalidad”, afirma Lombardi, saliendo al paso de informaciones publicadas por algunos medios de prensa en ese sentido.

Lombardi ha agregado que la Iglesia prefiere hablar de aborto indirecto más que terapéutico y que cada caso es diferente y que lo que rechazan son aquellos “en que se elimina directamente a un inocente”. En la moral de la Iglesia se habla siempre de aborto indirecto en vez de terapéutico, que “es moralmente aceptable cuando existen gravísimos peligros de vida para la madre enferma y no por otros motivos y la curación puede implicar la muerte del hijo”, manifestó Lombardi.

El portavoz vaticano agregó también que la “evaluación moral” puede ser diferente de caso en caso, como es la discusión sobre una niña brasileña violada cuyos padres fueron excomulgados por permitir el aborto, al igual que los médicos que lo practicaron en el nordeste del Brasil.

Sobre este tema, Lombardi hizo propias las consideraciones de monseñor Rino Fisichella, presidente de la Pontificia Academia por la Vida, que días pasados en un artículo en el diario vaticano Osservatore Romano se había lamentado que la excomunión emitida por el obispo de Recife había sido declarada “con demasiado apuro”.

En su discurso del viernes ante el presidente de Angola, José Eduardo Dos Santos, y el cuerpo diplomático, Benedicto XVI denunció que es una “ironía” el que se incluya el aborto como una acción de “salud materna”. “Qué desconcertante es la tesis de quienes consideran que la supresión de la vida sería una cuestión de salud reproductiva”, precisó.

Benedicto XVI, desde Luanda, condenó el viernes el derecho al aborto previsto por los programas de salud reproductiva aprobados por la Organización para la Unidad Africana (OUA)y sostenidos por los mismos organismos de la ONU.

El pontífice hizo explícita referencia al tratado de Maputo, aprobado en el 2003 por la OUA, en el cual se habla del derecho a interrumpir el embarazo en caso de violencia sexual estupro o incesto, o también cuando existen peligros físicos o mentales para la madre.

Lombardi manifestó este sábado que el Protocolo de Maputo es un documento sobre los derechos de la mujer en África y que muchos de sus puntos “muy buenos” y compartidos por el Vaticano, entre ellos el rechazo de la mutilación genital de la mujer y la libertad de matrimonio. El Vaticano no está de acuerdo, precisó Lombardi, en el artículo 14, en que se habla de salud materna y reproductiva. Según el portavoz, a través de ese concepto, en documentos internacionales se promueve el uso del aborto como medio para controlar la natalidad y se contempla el aborto asistido para evitar los riesgos de los clandestinos.

Fuente: Radio Crinstiandad

29 de Marzo de 2009