Decreto Legislativo 1323 no ataca la libertad religiosa

Decreto legislativo modifica Código Penal para fortalecer lucha contra el feminicidio, violencia familiar y de género

 

La discriminación por sexo, orientación sexual e identidad de género son ahora agravantes para sancionar delitos de acuerdo al Código Penal. El artículo 46 del mismo fue modificado conforme al Decreto Legislativo Nº 1323, publicado el 5 de enero de 2017 en el Diario Oficial El Peruano.

El Decreto Legislativo 1323, publicado por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos como resultado de las facultades legislativas concedidas por el Congreso de la República, fortalece la lucha contra el feminicidio, la violencia familiar y la violencia de género, además, hace expresa, por primera vez, la prohibición de la discriminación por orientación sexual  e identidad de género.

Esta nueva norma servirá para que las personas que cometan crímenes de odio contra la comunidad LGBTI sean sancionadas con mayor severidad.

Cabe mencionar que, previamente, el Código Penal señalaba como un agravante "ejecutar el delito bajo móviles de intolerancia o discriminación de cualquier índole" y no especificaba lo previamente descrito.

DL 1323 no ataca libertad religiosa

El principio de libertad religiosa constituye, sin duda, los principios básicos del Estado laico: libertad de conciencia y libertad de expresión. Ello comprende, a su vez, la facultad de practicar actos de culto, recibir asistencia religiosa, conmemorar fiestas, celebrar ritos, recibir e impartir enseñanza e información religiosa y, en general, a actuar conforme a las propias creencias.

Esta libertad se configura en el plano individual y en el plano colectivo, referido a la pluralidad de personas unidas en una Iglesia o comunidad. En este último caso, esta libertad se expresa en la posibilidad de crear comunidades religiosas y establecer lugares de culto, entre otros aspectos.

No obstante, al igual que el resto de derechos fundamentales, la libertad de religión no es un derecho absoluto. Su límite objetivo se encuentra en el respeto de los derechos fundamentales de terceros (creyentes o no creyentes) y el respeto al orden público[1]. La libertad religiosa, en ese sentido, no puede ser tomado una excusa para discriminar e incitar a la violencia por razones de género y odio.

Siguiendo las palabras del Papa Benedicto, “la libertad religiosa… es un elemento imprescindible de un Estado de derecho, no se puede negar sin dañar al mismo tiempo los derechos y libertades fundamentales”[2]. Dicho en otras palabras, la libertad religiosa es libertad para actuar perseverantemente a favor de la paz, la justicia social, la no violencia y el amor al prójimo.

“Como ciudadanas y mujeres de fe esperamos que las autoridades no permitan que se retroceda en la implementación de políticas públicas que garanticen las libertades y derechos humanos de la población LGTBI. No se puede permitir que la libertad religiosa sea una excusa para discriminar o violentar al otro”, expresó Gladys Vía, coordinadora de Católicas por el Derecho a Decidir – Perú.

 

 


[1] ABAD, Samuel. ¿Es el Perú un Estado laico? Análisis jurídico desde los derechos sexuales y derechos reproductivos”. Lima, CDD-Perú, 2012; pg. 25.

[2] Papa  Benedicto durante XLIV Jornada Mundial de la Paz 2011.