PRONUNCIAMIENTO

Por una educación laica y sin discriminación

 

Las y los ciudadanos que suscribimos consideramos que la educación es un derecho humano fundamental, un bien público y laico y una responsabilidad indelegable del Estado.

La Constitución Política del Perú establece en su artículo 13 que la educación tiene como finalidadel desarrollo integral de la persona humana”, “la formación ética y cívica y la enseñanza de la Constitución y los derechos humanos”, y además, determina que la “educación religiosa se imparte con respeto a la libertad de las conciencias”. Por ello, creemos que la condición laica de la educación pública lejos de atentar contra la religión, establece un marco de convivencia democrática, participativa y de respeto en las escuelas; y permite que las convicciones morales o religiosas, no sean motivo para discriminar o vulnerar la libertad de conciencia de las niñas, niños y adolescentes.

La Ley de Libertad Religiosa[1] aprobada en nuestro país en 2010, reconoce y garantiza el derecho a la libertad de religión, señalando que “[el] ejercicio público y privado de este es libre y tiene como único límite tanto la protección del derecho de los demás”. Asimismo, esta norma precisa que los alumnos y alumnas tienen derecho a exonerarse del curso de religión en las instituciones educativas sin que puedan ver afectados su promedio académico. Una reciente encuesta ha señalado que solo 38% de la población escolar de Lima, Ucayali y Ayacucho conoce que existe una vía administrativa para realizar esta exoneración; y que 4 de cada 10 alumnos no se considera de ninguna religión. [2]

Por ello, pedimos a las autoridades competentes:

  • Promover una educación laica y científica ya que el Estado tiene la obligación de tutelar los derechos humanos de las niñas, jóvenes y mujeres de nuestro país.

  • Exigir al ​al Ministerio de Educación - MINEDU la implementación de la Ley N° 29719, Ley que Promueve la Convivencia Sin Violencia en las Instituciones Educativas a fin de “prevenir, evitar o sancionar y erradicar la violencia […] y cualquier acto considerado como acoso entre los alumnos/as de las instituciones educativas[3].

  • Instar al MINEDU a promover mecanismos que permitan la difusión del derecho a la exoneración del curso de religión, y de ser el caso, no limitar o impedir el derecho a la libertad de conciencia del alumnado y los padres de familia, expresado en la solicitud de la exoneración del curso de religión. Se debe garantizar la igualdad de oportunidades de los casi 400 mil alumnos exonerados  desde 2011 hasta 2016 y que no se vean perjudicados en su aprendizaje. 

  • Promover y vigilar la formulación de los planes de actividades dispuestos en el Currículo Escolar – 2016[4] para las instituciones educativas (de todas las modalidades) a fin de aprovechar las horas libres del alumnado exonerado.

  • Establecer mecanismos de sanción y/o vigilancia para evitar: el perjuicio o la discriminación por “motivos de conciencia o en razón de sus convicciones”; la imposición al alumnado a participar de actividades que atenten contra su libertad de conciencia; el uso del espacio educativo para promover o incentivar un tipo de convicción o creencia religiosa; que se impida o se condicione el derecho a la educación por razón de convicciones religiosas; entre otras.

  • Incorporar en el Currículo Escolar el componente de laicidad para promover espacios de respeto a la diversidad y de convivencia democrática; que garantice el desarrollo pleno y equitativo de todos los niños, niñas y adolescentes, asegurándoles una educación sexual integral con calidad científica y ética en base a lo que señala la Ley de Igualdad de Oportunidades[5].

 

Quienes suscribimos este pronunciamiento creemos que la protección y garantía del Estado laico debe estar presente en las escuelas públicas como expresión de un país que camina hacia el fortalecimiento de la democracia y el respeto a la pluralidad y diversidad y garantía de los derechos humanos de la población y; en especial de la protección de los niños, niñas y adolescentes.

 


[1] Ley N° 29635, Ley de Libertad Religiosa.

[2] CDD-Perú (2017). Encuesta sobre cultura laica en escuelas públicas de Ayacucho, Lima y Ucayali.

[3] Artículo 1, Ley N° 29719, Ley que Promueve la Convivencia Sin Violencia en las Instituciones Educativas.

[4] Currículo Escolar 2016. Resolución N° 627-2016-MINEDU, literal “d3”.

[5] Ley Nº 28983, Ley de Igualdad de Oportunidades entre Mujeres y Hombres, artículo 6.