POR UNA IGLESIA CONSECUENTE Y CAMBIANTE, A LA MANERA DEL PAPA FRANCISCO

CARTA AL PAPA FRANCISCO

"Compartimos las palabras y actos del papa Francisco para que nuestra Iglesia sea más evangélica, para que sea pobre y para los pobres, cercana a nuestras vidas, apegada a quienes sufren y un alivio al sufrimiento".

 

Resultado de imagen para papa francisco

Ante una complicada realidad global que aumenta el sufrimiento de la humanidad por el crecimiento de la pobreza, las migraciones, las inequidades sociales y económicas, las violencias, la degradación de la naturaleza, los gobiernos corruptos y los fundamentalismos, necesitamos colaborar con respuestas integrales. Como parte de la Iglesia católica, nos corresponde fortalecer a las comunidades locales para que con nuestro testimonio confirmemos el camino evangélico que las mejores tradiciones nos han heredado y respaldar los empeños que en estos cuatro años ha invertido el papa Francisco para que la iglesia recorra ese mismo camino.

Quienes suscribimos esta carta compartimos las palabras y actos del papa Francisco para que nuestra Iglesia sea más evangélica, para que sea pobre y para los pobres, cercana a nuestras vidas, apegada a quienes sufren y un alivio al sufrimiento. Una iglesia que haga sentir la proximidad de Dios a todas las personas, anime la experiencia de la misericordia, salga a las periferias sociales y existenciales y construya puentes entre las personas y los pueblos.  Ha insistido en el tema de la migración y el refugio y pide una Iglesia sin fronteras, madre de todos. Tanto en Evangelii Gaudium como en Laudato Si aboga por la integración de los migrantes al bienestar social.

Valoramos y compartimos su profunda crítica al modelo neoliberal y sus llamados a que nos volquemos a un proceso de conversión ecológica a fin de que aprendamos a vivir con gratitud por toda la creación como un regalo del amor de Dios; de que consideremos la gravedad del cambio climático y de sus repercusiones, particularmente para los países en desarrollo y para las poblaciones más pobres, y de que cambiemos nuestros “estilos de vida, de producción y de consumo”[1] para combatir el calentamiento global.

Aunque falta una larga ruta por recorrer, con su llegada las estructuras de nuestra Iglesia están cambiando, no al ritmo ni con las iniciativas que quisiéramos, pero sí con múltiples esfuerzos. Así entendemos, por ejemplo, su deseo de crear un gobierno eclesial apegado al Evangelio, horizontal y descentralizado; las reformas de la curia que demandan una profunda conversión personal y estructural, y la creación de organismos para que el Banco Vaticano acate las leyes internacionales de transparencia financiera y evite las actividades ilegales. A pesar de que aún falta mucho para proteger a niñas y niños, adolescentes y jóvenes en nuestras parroquias, han sido valiosos los pasos de la Comisión Pontificia para la Protección de los Menores, los llamados a la tolerancia cero a la pederastia clerical y que se esté rompiendo con el silencio de tantos años de tantos obispos y superiores ante estos hechos dolorosos y delictivos.

Igualmente, apreciamos sus iniciativas para la celebración de los sínodos sobre la familia, los cuestionarios para tomar en cuenta el parecer de las iglesias locales, su respeto a la libertad de expresión de los sinodales, su reconocimiento a la diversidad eclesial y la invitación al disenso abierto, así como su preocupación, compartida por muchos obispos, por atender las complejas realidades que como familias estamos viviendo, particularmente las de aquellas que se encuentran en situaciones difíciles.  En este sentido su testimonio fue claro en sus visitas a varios países de América Latina, en donde apoyó claramente posiciones comprometidas con la justicia social y con los excluídos: con los movimiento sociales en Bolivia, con don Samuel Ruíz en México, con  mujeres encarceladas en Paraguay.

Lamentamos que la institución siga oponiéndose a las familias integradas por parejas del mismo sexo y a la anticoncepción, al tiempo que valoramos la riqueza de la Exhortación Apostólica Amoris Laetitia y nos sumamos a quienes celebran que haya optado separar las normas, que se tratan por la vía del derecho canónico, de la conciencia de las personas, que incumbe a la vía espiritual y moral del discernimiento y se alimenta ante Dios en la oración y con la ayuda del acompañamiento pastoral.[2] Este discernimiento tiene como base la misericordia, la integración de las personas, el acompañamiento y la posibilidad de que, de acuerdo con las situaciones, los casos, los lugares, los tiempos y las personas, sean válidas distintas respuestas para circunstancias similares,[3]  por lo que en Amoris no encontramos “una nueva normativa general de tipo canónica, aplicable a todos los casos”.[4]

Asimismo, apreciamos que haya reconocido que “Hemos hecho muy poco por las mujeres que se encuentran en situaciones muy duras, despreciadas, marginadas, e incluso reducidas a esclavitud. Debemos condenar la violencia sexual que sufren las mujeres y eliminar los obstáculos que impiden su plena inserción en la vida social, política y económica”.[5] Es también valioso que afirmara que en nuestra Iglesia no debemos ser reducidas a la servidumbre, de modo que no nos sintamos invitadas sino participantes plenas; que reconozca que el aborto es un drama existencial y moral, y que a petición de religiosas haya creado una comisión para estudiar la posibilidad de que las mujeres accedan al diaconado. Estos gestos contribuyen a que las diferencias humanas dejen de traducirse en desigualdades sociales y eclesiales.

Finalmente, celebramos, papa Francisco, que en estos cuatro años haya sido un importante guía y referente en este camino y que nos haya animado a no cansarnos de dar las gracias, de dar testimonio, de buscar la equidad, de actuar con misericordia, que también es justicia, y de tener siempre presentes a Dios y a nuestro hermano Jesús.

 

Con cariño,

Arthemisas por la Equidad, AC; Casitas Bíblicas (Colombia); Católicas por el Derecho a Decidir/ Argentina; Católicas por el Derecho a Decidir/Bolivia; Católicas pelo Direito de Decidir/ Brasil; Católicas por el Derecho a Decidir/ Chile; Católicas por el Derecho a Decidir/Colombia; Católicas por el Derecho a Decidir/España; Católicas por el Derecho a Decidir/ México; Católicas por el Derecho a Decidir/Nicaragua; Católicas por el Derecho a Decidir /Perú; Católicas por el Derecho a Decidir/República Dominicana; Centro Antonio de Montesinos AC; Centro Hermanas Mirabal de Derechos Humanos A.C.; Centro Shekina; Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humanos AC, CADHAC; Cominidade Vangarda Obreira, A Coruña; Comité de Derechos Humanos Ajusco, A.C.; Comité de Derechos Humanos de Colima, No Gubernamental AC; Comunidad Católica Vino Nuevo; Comunidad Ecuménica Magdala; CPT- SP - Comissão Pastoral da Terra (Brasil); Iglesias por la Paz; Corporación de Apoyo a Comunidades Populares, CODACOP (Colombia); Mujeres para el Diálogo; Mujeres Trabajando en Pro de los Derechos Humanos, MUTRADH; Mujeres y Teología de Sevilla (España); Ni una Más AC; Observatorio Eclesial;  Red Latinoamericana y Caribeña de Católicas por el Derecho a Decidir;  Red Nacional Católica de Jóvenes por el Derecho a Decidir; Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos “Todos los Derechos para Todas y Todos”; Serapaz; Sicsal; SNAP México.

Amparo Espinosa Rugarcía, Andrea Lizet Regalado Cóndores (Perú), Ángela Fuentes, Angie Carolina Valenzuela Andia (Perú), Bernardo Barranco Villafán, Camila Rosely Brizuela Cisneros (Perú), Cristian Josué López Cruz, David Leonardo Díaz Ortíz (Colombia), David Fernández SJ, David Martínez Mendizábal, Elfriede Harth, Eréndira Cruzvillegas, Erick Barragán Burgueño, Hna. Consuelo Morales E., Hna. Lety Gutiérrez Valderrama, Francisco Olveira (sacerdote, Isla Maciel, Buenos Aires, Argentina, miembro del grupo de curas en opción por los pobres), Giselle Carino (Argentina), Gladys Vía Huerta (Perú), Guadalupe Cruz Cárdenas, Irma Ochoa Treviño, Jaime Laines Potisek, Janneth Lozano B. (Colombia), Joaquín Aguilar Méndez, Joaquín Cruz Cárdenas, Jorge Acosta González, José Bonilla Sada, José Luis Palma Cabrera, Juan César Aldea Mendoza (Perú), Juanita López Cruz, Fray Julián Cruzalta, Julio Luis Aguirre Reinaudi (Argentina), Laura Torres (Colombia), Lola María Guerra (Argentina), Luis Domínguez (Párroco de Nuestra Señora del Valle-Wilde, Bs. Aires, Argentina), Luis Manuel López Cruz, Macaria Cárdenas Cárdenas, Manuel López Martínez, Manuela Vargas (República Dominicana), Mar Grandal Seco, María Alejandra Veras Pola, María Consuelo Mejía, María del Carmen Cruz Cárdenas, María del Carmen García García, María de Jesús Zamarripa Guardado, ODN, María de Lourdes Cruz Cárdenas, María Elena López Gallardo, María Eugenia García Navarro (Perú), María Hortensia Revollar Vásquez (Perú), María Jesús Pola Zapico (República Dominicana), María Teresa Bosio (Argentina), María Victoria Merino Revollar (Perú), Marta Alicia Alanis (Argentina), Martha Lucía Micher Camarena, Mercedes Gabriela Vargas Cruz, Miguel Álvarez Gándara, Milagros Lisbeth Rodríguez Gómez (Perú), Myrna Flores Chang (República Dominicana), Oscar Amat y León (Teólogo y pastor protestante Perú), Pilar Puertas, Raquel Mallavibarrena Martínez de Castro, Raquel Pastor Escobar, Romina Alejandra Uribe Sáenz (Perú), Rosa Elena Sudario Manrique (Perú), Pe. Antonio Naves (Brasil), Sandra Lassak (Teóloga Perú), Sandra Mazo (Colombia), Selena Dora Merino Revollar (Perú), Silvana Scarlett Salazar Gutiérrez (Perú), Silvia Juliá (Argentina), Sylvia Guadalupe Puente Aguilar, Teresa Lanza Monje, Valentín Soto Cruz, Yolanda Rodríguez (República Dominicana).

 

 

 

 


[1] Papa Francisco, Carta Encíclica Laudato si’, 24 de mayo de 2015, número 23.

[2] Véase “La nulidad, cuestión canónica. La comunión, cuestión de conciencia’”, 13 de junio de 2016. Disponible en: http://blogs.periodistadigital.com/convivencia-de-religiones.php/2016/06...

[3] Véase “La nulidad, cuestión canónica. La comunión, cuestión de conciencia’”…

[4] Papa Francisco, Exhortación Apostólica  Amoris Laetitia, 19 de marzo de 2016, número 300.

[5] “Video mensaje del Papa: mujeres discriminadas, defender y valorizar su trabajo”, 3 de mayo de 2017. Disponible en: www.news.va/es/news/video-mensaje-del-papa-mujeres-discriminadas-defen