EL DEBATE DEL ABORTO Y EL PRINCIPIO DE LAICIDAD

La Laicidad es una forma de organización político–social que busca la autonomía e independencia del Estado frente a la religión, por lo que debe actuar en forma neutral, garantizando la igualdad de las personas.

El principio de laicidad se encuentra garantizado por nuestra Constitución en sus artículos 2, 43 y 50:

  • Artículo 2, inciso 2 y 3: “Toda persona tiene derecho a la igualdad ante la ley [por lo tanto] no debe ser discriminado por motivo sexo, religión, opinión, etc.”
  • Artículo 43: “La República del Perú es democrática, social, independiente y soberana. El Estado es uno e indivisible...”
  • Artículo 50: “Dentro de un régimen de independencia y autonomía, el Estado reconoce a la Iglesia Católica [y] respeta otras confesiones…”

Asimismo, la demanda por un Estado Laico es reconocida por gran porcentaje de las y los ciudadanos creyentes y no creyentes, como lo demuestra el estudio realizado por Católicas por el Derecho a Decidir[1] en tres regiones del Perú:

  • El 68% y el 62% de los y las peruanas, respectivamente, consideran incorrecto que las autoridades gobiernen según sus creencias religiosas. Es decir, que separen claramente la política de la religión y, plantean la neutralidad del Estado frente a las religiones, principio fundamental de un Estado laico.
  • La población joven católica (entre 15 a 18 años) es la que más desaprueba (72%) que las religiones expresen públicamente sus opiniones sobre política.
  • 78 de cada 100 católicos desaprueba que los sacerdotes o pastores utilicen el oficio religioso para hablar sobre política.
  • El 53% de la población católica peruana considera que la decisión de interrumpir un embarazo la debería tomar la mujer; mientras que el 73% de la población católica encuestada y el 56% de la cristiana consideran que una mujer que aborta sí puede “seguir siendo una buena persona”.

 

Estado laico y derechos sexuales y reproductivos

Según Samuel Abad[2], el “grado de laicidad del Estado –sobre todo el peruano[3]- se encuentra íntimamente relacionado al reconocimiento y garantía de los derechos sexuales y reproductivos, en tanto que estos implican consideraciones éticas y morales diversas que varían de acuerdo a cada sistema de creencias”.

En ese sentido, la laicidad va garantizar a través del Estado que la salud sexual y reproductiva de las ciudadanas sea proveída al margen de la  moralidad[4]  de sus servidores, sin que esto quiera decir que el proveedor sea obligado a realizar actos en contra su fe.

 

Por la despenalización del aborto por causal de violencia sexual

Desde Católicas por el Derecho a Decidir ‐Perú estamos comprometidas con esta iniciativa por las siguientes razones:

  • Para muchas mujeres continuar con un embarazo producto de una violación sexual es una doble violencia, la primera por el mismo acto de violación y la segunda, porque el Estado actualmente les impone continuar ese embarazo.
  • Creemos  que  las  maternidades,  como  acto  de  amor,  deben  ser  voluntarias y  deseadas.  La penalización del aborto en estas circunstancias vulnera la autonomía sexual y reproductiva de las mujeres.
  • La penalización obliga a las mujeres a practicarse un aborto de manera insegura y clandestina. De esta  forma, la  mujer  pone  en  riesgo  su  vida  y su  salud  y se  incrementan  las  cifras  de morbi-mortalidad materna.
  • Se obliga a las mujeres a continuar con un embarazo no deseado ocasionando graves consecuencias para su salud física y mental.
  • Con la despenalización se garantizará el derecho a decidir de las mujeres, porque la despenalización del aborto por violación sexual no obligará a que todas las mujeres que afrontan esta situación lo realicen, sino que cada mujer pueda decidir en libertad.
  • El principio de laicidad en el debate de políticas públicas de salud sexual y reproductiva garantizan la libertad de conciencia, frente a cualquier amenaza que atente contra su libertad.

En ese marco desde CDD - Perú, pedimos a nuestros/as congresistas garantizar un debate público y justo para el proyecto de ley de despenalización del aborto por causal de violación, en donde prevalezcan los argumentos en el marco de los derechos humanos y de la situación de salud de las mujeres, dejando de lado sus creencias religiosas.

Asimismo, instamos a cada decisor político a garantizar y proteger el derecho a decidir de las mujeres (reconocido en el inciso 1 del artículo 2 de nuestra Constitución), el cual permitiría: disminuir la incidencia del aborto inseguro, reducir las condiciones de vulnerabilidad y exclusión social, evitar las muertes maternas, velar por la salud mental de las mujeres en situación de violencia, entre otras.

 

Abril del 2015

 

 

[1] CATÓLICAS POR EL DERECHO A DECIDIR – PERÚ (2013). “Religión, sexualidad y política: explorando saberes y actitudes. Ayacucho, Lima y Pucallpa”. Lima, CDD-Perú.

[2]ABAD, Samuel (2012). “¿Es el Perú un estado laico? Análisis jurídico desde los derechos sexuales y derechos reproductivos”. Lima, CDD-Perú.

[3] Nugent  nos recuerda que el Estado se ha construido tomando en cuenta una moral única, la católica, que se presenta como verdadera y la única válida. Citado por ABAD (2012), op. cit.

[4] Según la RAE, se define como relativo “al fuero interno o al respeto humano y no concerniente al orden jurídico”.