Castración química es una propuesta populista que no ataca la raíz del problema: la cultura de la violación

El tema se vuelve recurrente cada vez que se produce algún caso de resonancia. Sin embargo, no existen estudios serios que avalen el éxito del procedimiento o la reducción de casos en los países en donde es legal.

 

La propuesta legislativa que busca aplicar la pena de castración química a personas agresoras de menores de edad es populista y no ataca el problema principal: una sociedad con una cultura de la violación íntimamente asociada con la organización de las relaciones de género y la sexualidad.

 

Esta propuesta legislativa fortalece una idea equivocada, que la violencia sexual ocurre porque la persona agresora no puede contener su libido o tiene problemas mentales, cuando las estadísticas señalan lo contrario: el 70 % de los casos de violencia sexual hacia menores de edad ocurrieron en el hogar de las víctimas y fueron perpetradas por familiares o personas allegadas a ellas (MIMP 2019).

 

La aprobación del proyecto de ley representaría un gasto cuantioso e innecesario al Estado ya que la administración del medicamento se realiza de por vida para asegurar que no se pierda el efecto.

 

Desde CDD-Perú creemos que todas las medidas y las propuestas que tengan como fin la prevención y la erradicación de las violencias contra las mujeres e infancias deben tener como base la transversalización del enfoque de género en las políticas públicas, especialmente de salud y de educación, así como a mejorar los servicios de atención integral a la violencia, incluyendo acceso a una justicia que no revictimice.

 

Lima, 18 de abril de 2022.