Y tú ¿Conoces a Mariana?

“Las enfermeras me decían que lo que acababa de hacer era ilegal. Y yo tenía ganas de gritarles en la cara ¿‘Acaso una violación no es ilegal’?”.

Por:  Milagros Oliviera Noriega

¿Es tu hermana? ¿Tú prima? ¿Tú mejor amiga? Si quieres saber quién es Mariana, quizá la encuentres en tu madre, en tu hija o en abuela. Todos la conocemos y a veces ni lo sabemos.

Yo tengo a varias Marianas en mis recuerdos. Son historias que pesan. De noticieros que cuentan, diariamente, las historias de adolescentes violadas por sus padres. O sus abuelos. O sus padrastros. O todos los anteriores y más.

Mariana existe. Mariana está viva, tiene 22 años y estudia en la universidad. Su cabello es lacio y oscuro. Cuando tenía 19 años, Mariana fue violada sexualmente por su tío, el hermano de su madre.

Ahora, tres años después del hecho que marcó su vida, Mariana ha decidido hablar. Contar su historia, dejar de ser parte de las estadísticas. Gritar, en la calle si es necesario, lo que le hicieron. Sí, hicieron, en plural. Porque una violación sexual se convierte en un ataque sistemático que involucra a distintos actores, no solo el violador, sino también el núcleo familiar, el Estado influenciado por el Cardenal y sus seguidores y las políticas que revictimizan al individuo.

Mariana tuvo que afrontar la violación y posterior embarazo sola. Decidió que no quería, que nunca quiso tener un hijo en esas circunstancias. Que era injusto para ella y sus planes de vida parir y continuar viviendo con normalidad. Como si de pronto las heridas sanaran y ella deba sonreír y ser una madre joven y vejada, como tantas otras. No quiso. Mariana se armó de valor y decidió reconstruir su vida. Optó por abortar.

Tras la intervención clandestina, la sangre no cesaba. Nuevamente sola, marginada en su tragedia, decidió acudir a un hospital en busca de ayuda. Cuenta que a pesar de su estado, sintió el desprecio y el maltrato de parte de los médicos y enfermeros del hospital.

Mariana está viva. Se recuperó física y emocionalmente. Es difícil, pero ella lo logró. Contó su historia, dejó de ser invisible. Un día, publicó un vídeo en youtube contando que fue ultrajada sexualmente por su tío. Luego, apareció en la red otro vídeo en donde aparece con un megáfono en la mano, parada impasible en la avenida Abancay, en hora punta, contando, ya sin miedo, su historia. Contando que abortó porque fue violada sexualmente por su tío. En el vídeo se ve a los transeúntes reunidos alrededor de ella, escuchándola y debatiendo. “En mi barrio cuando se enteraron me miraron como si yo fuera la delincuente. De ahí fui a la comisaría a denunciar el hecho y ahí me humillaron aún más”, cuenta Mariana.

“Él tuvo la culpa, ella no tiene por qué postergar sus planes solo porque ese idiota la violó. Hasta la virgen María decidió si quería salir embarazada o no. Hasta ella decidió”, se escucha decir a una voz externa, que se solidariza con el caso de Mariana.

En el tercer vídeo, Mariana aparece contando el miedo que tenía de que su madre, no le crea. “En mi barrio todos dicen que las chicas que salen embarazadas son unas ‘cualquieras’. No me lo creo. La primera vez que él me violó, yo estaba en pijama. Cuando él abusaba de mí, ni me miraba. Ni siquiera me escuchaba cuando le decía que, por favor, parara. Yo no podía continuar con ese embarazo. Sé que tomé la decisión correcta y que Dios me comprende”.

El cuarto y último vídeo publicado hasta el momento, titulado “¿Qué pasó cuando aborté?”, Mariana cuenta lo difícil que es tomar la decisión de abortar.

“Decidir abortar no fue una decisión fácil, peor aún después de una violación. Lo primero que hice fue buscar en los periódicos, buscar en los anuncios. Fue cuando me acordé de una vecina que vivía en el barrio y todos sabíamos que ella había abortado antes”. En este vídeo, Mariana relata su travesía en la búsqueda de un aborto seguro, que terminó por comprometer su salud. “Las enfermeras me decían que lo que acababa de hacer era ilegal. Y yo tenía ganas de gritarles en la cara ¿‘acaso una violación no es ilegal’?”, manifiesta.

Mariana es valiente y no tiene miedo, porque sabe que no está sola. Comprende que, como ella, miles de mujeres son ultrajadas diariamente y el silencio se convierte en desolación, y pesa como una bola dura incrustada en la garganta y en el vientre.

A partir de este caso, se ha creado la campaña Todas Somos Mariana. Te puedes unir a la página de Facebook , o alTwitter, Mariana cuenta con miles de seguidores que buscan justicia para todas las Marianas de nuestro país.

Mariana López ha logrado colectivizar un drama individual. Su fin es ayudar a las miles de mujeres que tienen miedo de contar su verdad, esa que ella grita en calles y plazas, acaso no la escuchen.

Su violador sigue en libertad.

Lima 02 de diciembre 2013

Fuente: La Mula