Sobre el curso de Religión en la escuela

Los colegios deben ser espacios en donde los estudiantes puedan desarrollar sus conocimientos y capacidades sin ningún tipo de estigma ni discriminación.

Go to the profile of Alberto de Belaunde

 

Hace unos días firmé un pronunciamiento colectivo titulado “Por escuelas laicas y sin discriminación”, en el que me adherí a una serie de reivindicaciones políticas y pedidos concretos de políticas públicas, cuyo sustrato común descansa en un principio constitucional fundamental que rige el tipo de comunidad política que hemos elegido construir: el del Estado laico.

Me gustaría recordar cuál es el contexto en el que se inscribe el pronunciamiento que decidí respaldar. Del 2011 al 2016, más de 400 mil estudiantes se exoneraron del curso de religión. El pronunciamiento no sugiere que se elimine curso alguno, ni que se genere una exoneración nueva. La posibilidad de exoneración existe hace varios años. Y beneficia a estudiantes agnósticos, ateos, evangélicos, musulmanes, judíos, etc.

¿Entonces que es lo que buscamos? Basicamente 3 cosas:

(1) Que todos los padres y alumnos conozcan que existe esa opción. Una encuesta revela que solo el 38% de la población escolar de Lima, Ucayali y Ayacucho conoce que existe una vía administrativa para realizar esta exoneración.

(2) Que nadie sufra de bullying por adoptarla. Lamentablemente la escuela puede terminar siendo un espacio donde se castiga lo diferente. Existen testimonios de alumnos que reciben burlas por el hecho de no llevar el mismo curso de religión que los otros. Los testimonios existen, solo hay que querer escucharlos.

(3) Que las comunidades educativas tengan alternativas para esos estudiantes. Si el alumno se mantiene en la misma aula o es enviado al patio, el colegio no está cumpliendo con su deber pedagógico.

El principio de laicidad consagrado en el artículo 50 de la Constitución establece una ruta clara en materia de nuestro derecho a la libertad religiosa: el Estado debe mantenerse neutral e independiente respecto de las religiones. Esto no implica que el Estado deba desalentar la formación religiosa de las personas, sino que debe tener presente que no tiene la función de promover, desde sus políticas públicas, ninguna confesión religiosa. El Estado peruano — por compromisos internacionales adoptados — dicta el curso de religión católica en la escuela pública. Para que ello pueda ser compatible con la Constitución no solo tiene que existir la posibilidad de exoneración, sino que deben hacerse todos los esfuerzos para que esa posibilidad sea respetada.

Es importante señalar que hoy en día el currículo nacional de educación ya contempla cursos como “Persona, Familia y Relaciones Humanas”, o “Educación Ciudadana y Cívica”, los mismos que tienen por objeto el fomento de valores como la solidaridad, la honradez, el compañerismo, el respeto por los símbolos patrios, la conciencia sobre la contaminación ambiental y la tolerancia y no discriminación. Por lo tanto, algo debe quedarnos claro al momento de debatir la enseñanza que reciben nuestros niños en etapa de formación básica: es posible el diseño de una educación que fomente los valores morales y cívicos , independientemente de credos religiosos que individual y libremente una persona decida adoptar.

Los colegios deben ser espacios en donde los estudiantes puedan desarrollar sus conocimientos y capacidades sin ningún tipo de estigma ni discriminación. Un auténtico espacio de encuentro y de apoyo solidario que forje ciudadanos libres y justos.

 

“El estado laico, garante de la libertad de conciencia, además de la libertad de culto o de expresión, protege al individuo y permite a todos, libremente, escoger, o no, una opción espiritual y religiosa, cambiar de religión o renunciar a ella. El estado asegura que ningún grupo ni ninguna comunidad podrán imponer a nadie la pertenencia o una identidad confesional en razón de sus orígenes. Protege a todos contra cualquier presión física o moral que se ejerza bajo la apariencia de tal o cual prescripción espiritual o religiosa”. — Informe de la Comisión Stasi. Francia, 2003.

 

Publicado en: Medium