Dios, un dios de amor y misericordia

El recuerdo de una violación sexual es imborrable. Mariana fue violada y embarazada a la fuerza; ella tomó la decisión de interrumpir su embarazo enfrentándose a su párroco, al Estado y a su familia.

Mariana sabe que Dios, es un Dios de amor, misericordioso, que no la juzga y respeta sus decisiones.