Católicas por el Derecho a Decidir - Perú reconoce buena voluntad del papa Francisco

CDD-Perú demanda atención del Estado y la sociedad civil para garantizar los derechos humanos de todas las mujeres.

Católicas por el Derecho a Decidir - Perú (CDD- Perú) saludó el pronunciamiento del papa Francisco, expresado con ocasión del Jubileo Extraordinario de la Misericordia, por ser la primera vez que el máximo líder de la Iglesia católica muestra un acercamiento a la realidad de muchas mujeres que se encuentran ante el imperativo de interrumpir un embarazo no deseado y en consecuencia, haya concedido a los sacerdotes, ya no única y exclusivamente a los obispos, la facultad de absolver lo que han denominado el “pecado del aborto”.

Sin embargo, CDD-Perú consideró que las decisiones de las mujeres de interrumpir un embarazo, en ningún caso, ni en las situaciones más extremas, se vive de manera superficial. Las mujeres como cualquier ser humano son agentes morales con la capacidad de decidir en libertad de conciencia sobre el contexto que les toca vivir.

CDD-Perú destacó que el papa Francisco haya comprendido las circunstancias que han conducido a las mujeres a tomar esta difícil decisión, y que reconozca que en la mayoría de los casos subyace “un drama existencial y moral” y una decisión dolorosa. En esa línea, consideró que el perdón condicionado a “un itinerario de conversión verdadera” lejos de acercar a la Iglesia al drama existencial de las mujeres, sólo serviría para estigmatizarlas y promover el sentido de culpa y dolor en ellas.

Es importante resaltar que existen situaciones de violencia sexual hacia las mujeres que conllevan a embarazos no deseados y a situaciones que atentan contra su vida, dignidad y ejercicio pleno de sus derechos. Por tanto, si bien reconocemos buena voluntad en lo planteado por el Papa, consideramos que el tema del aborto no se resuelve con “perdonar un pecado” durante un año de jubileo, sino que demanda atención del Estado y la sociedad civil para garantizar los derechos humanos de todas las mujeres.

Católicas por el Derecho a Decidir - Perú invocó a que se considere que el aborto no es pecado cuando es resultado de una decisión en conciencia y de manera informada y orada, y cuando el embarazo ha sido producto de una violación o corra peligro la vida de la mujer.

Asimismo, pidió que las autoridades eclesiásticas de todo nivel dejen de estigmatizar a las mujeres que abortan y de presionar e influir sobre las autoridades civiles para que ellas sean castigadas y perseguidas como delincuentes, porque, como el Papa Francisco ha mencionado,  “la convivencia respetuosa y pacífica depende de la laicidad del Estado”.