UN ESTADO LAICO RESPETA LA LIBERTAD DE CONCIENCIA